“La profundidad por encima de la superficie”

Fotografía emocional.

 

A pesar de que me resulta fácil describirme puesto que la psicología siempre me ha interesado y tiendo a analizar mis reacciones -y las ajenas-, no es así cuando tengo que exponerlas abiertamente frente a los demás; por lo tanto esto para mí supone un pequeño reto personal.

Al principio suelo guardar las distancias y doy la impresión de ser distante e impenetrable. Esta es una de las muchas razones por las que estoy totalmente en contra de prejuzgar o etiquetar a las personas antes de conocerlas.

Soy empática, sensible y emotiva. Busco personas que valgan la pena interiormente. Para mí la lealtad es muy importante y también de las cosas que más valoro en una persona.

Me gusta buscar el equilibrio entre cualquier extremo, puesto que en esta vida no todo es blanco o negro y todo tiene sus matices.

Soy moderada y cuidadosa porque sé que cada acción tiene su reacción y sus consecuencias y cuando cometo un error pongo mucho empeño en no volver a caer.

Los cambios bruscos e imprevistos me hacen caer en una crisis, me gusta sentir cierta estabilidad, -que no significa que me guste la monotonía-. Por ejemplo, cuando me cuentan una noticia más o menos grave, la primera reacción es alterarme porque necesito un tiempo para asimilarlo. Cuando ya lo he hecho, me relajo y es entonces cuando puedo actuar con sensatez.

Tengo un humor atmosférico: los días nublados o lluviosos me apagan y el buen tiempo me activa y anima muchísimo.

Temo a la vejez desde niña. Nunca me ha gustado cumplir años. Los años siempre han significado responsabilidad; y la responsabilidad, a su vez, conlleva problemas.

No me da miedo la oscuridad, pero me horrorizan las historias de espíritus, porque me las creo demasiado. También detesto los insectos.

Me cae mal la gente que va del rollo “que-guay-soy” o se creen superiores. Y no soporto a las personas que se tachan de sinceras para justificar conductas un tanto crueles hacia los demás.

Una de mis grandes manías es que no puedo dormir ni concentrarme en una habitación si la puerta está abierta.

Me encanta viajar, siempre con mi cámara a cuestas.

Tengo la costumbre de dejar lo mejor de cada cosa para el final.

Colecciono recuerdos, lo guardo casi todo.

Un vicio: el café.

Un defecto: No sé hablar por hablar.

A veces me gusta estar a solas conmigo misma y me gusta guardar un tiempo en el día para desconectar. Soy un tanto huraña en ese sentido, pero siempre y cuando esa soledad sea deseada y buscada, claro está.

Me relaja muchísimo ir de noche en un coche con la música puesta. Me pasaría horas así, sin interrupciones.

No se me da bien mentir. Si lo hago, se me nota enseguida porque me siento mal conmigo misma y de alguna manera la culpa aflora, aunque me esfuerce en que no sea así.

Mi color favorito es el rojo. Mi animal el gato (tengo dos: Nora y Lupo), en general todos los felinos. Un sueño por realizar? Nadar con delfines.

El consejo que más me ha impactado en esta vida fue el de aprender a valorar lo que tengo. Desde entonces, cambió mi manera de ver a las personas que tengo al lado y me siento afortunada por cada una de ellas.

Página diseñada por Héctor Soria - Diseño gráfico.   -    Calle Padre Vela, 4B, 12004, Castellón de la Plana.   -   Tel: 653 659 695   -   hectorsoriadg@gmail.com